Diabetes y obesidad, peligros frecuentes para las embarazadas mexicanas

Las mujeres mexicanas sufren de diabetes gestacional en uno de cada diez casos. Esta enfermedad se presenta en el segundo y tercer trimestre del embarazo, puede poner en riesgo la vida de la mujer y del feto y desembocar en diabetes crónica, más allá de la gestación.

El Instituto Nacional de Perinatología (INPER) ha dedicado su reunión anual (celebrada del 20 al 24 de abril) a trabajar sobre “El origen perinatal de las enfermedades del adulto”.  Dentro de los contenidos de la reunión, se celebró el simposito “Diabetes y Embarazo”.  Nayeli Martínez Cruz, doctora especialista en endocrinología, advirtió que la obesidad y la diabetes son una pandemia y un problema de salud pública, y que no se están haciendo suficientes esfuerzos para abordarlos.

Citó datos de la Federación Internacional de Diabetes, según los cuales en el mundo hay 400 millones de personas con diabetes, pero una de cada dos no sabe que tiene la enfermedad. Se estima que cada siete segundos alguien muere por este motivo.

También apuntó el riesgo de que las mujeres con obesidad iniciaran un embarazo. México es una de las regiones con mayor prevalencia en sobrepeso, indicó. Las mujeres que deciden ser madres siendo obesas y con malos hábitos alimenticios, se ponen en alto riesgo de desarrollar diabetes gestacional,  lo que tiene efectos negativos en su salud y en el desarrollo del feto.

La especialista señaló que los estudios del INPER estiman en un porcentaje del 10, 3 % (hasta una de cada diez mujeres embarazadas) la prevalencia de la diabetes gestacional. Dicha enfermedad es un factor de riesgo para desarrollar la diabetes de tipo 2, que sí sería crónica y se asocia a varias enfermedades letales. El padecer diabetes gestacional aumenta hasta 7,4 veces las probabilidades de pasar a diabetes crónica.

Mercedes Juan López, secretaria de Salud federal, destacó además que actualmente el 70% por ciento de la población sufre  obesidad o sobrepeso y el 9% padece de diabetes.

En cuanto al feto y a futur@s hijos/as, diversos estudios apuntan a que una defectuosa detección y atención de la diabetes gestacional, así como los malos hábitos de alimentación durante el embarazo, pueden influir en los genes del producto. Así, este sería más propenso al desarrollo de enfermedades.

Muchos/as profesionales, como el doctor Enrique Reyes Muñoz, especialista en ginecología y obstetricia, abogan por realizar pruebas de diagnóstico de diabetes gestacional a todas las mujeres que se encuentren entre las 12 y 24 semanas de embarazo. Según el doctor Reyes, en México no se está diagnosticando o se hace en fases muy avanzadas.

Compartir este post

Comentarios (0)

Dejar un comentario