Efectos de las pastillas anticonceptivas

El método anticonceptivo que siguen eligiendo la mayoría de las mujeres, especialmente en relaciones de larga duración, es la píldora anticonceptiva. Sin embargo, la decisión de tomar un anticonceptivo hormonal no debe efectuarse a la ligera. Aunque los métodos anticonceptivos tienen múltiples ventajas, la ingesta de hormonas también puede producir algunos inconvenientes. En el caso de la píldora anticonceptiva, son muchos los mitos sobre sus efectos secundarios. Pero es cierto que presenta ventajas e inconvenientes.
Antes de todo, es importante explicar que no todas las pastillas tienen la misma dosis ni la misma composición hormonal. Las combinadas contienen progesterona y estrógenos.  Otras llevan sólo progesterona o gestágenos derivados.  Los efectos secundarios dependen en gran medida de los componentes. Por este motivo, si pasados unos meses seguimos notándolos, podemos volver a acudir a consulta ginecológica para cambiar el tipo de pastillas anticonceptivas. Si tampoco esto funcionara, existen otros anticonceptivos hormonales cuya administración no es oral y cuya dosis puede ser menor.

Los factores de riesgo en los cuales se desaconseja el uso de anticonceptivos hormonales son haber superado los 35 años, hipercolesterolemia, problemas de hígado, tensión, circulación, obesidad y tabaquismo.  

Un estudio reciente del Academic Medical Centre de Ámsterdam, publicado en la revista Jama Neurology, demostró que el uso de la píldora en mujeres obesas aumentaba el riesgo de un tipo de infarto cerebral. El propio equipo investigador matizaba los resultados. Se trata de un subtipo de enfermedad poco frecuente, la trombosis venosa cerebral, y el índice de masa corporal de las mujeres tenía que ser superior a 30. Por otro lado, un embarazo no deseado en estas mujeres podría entrañar más riesgos.

El 37,5% de las mujeres en México sufre un problema de obesidad, ocupando el primer lugar del mundo en este diagnóstico. Edith Ruiz Gastelum, vocal en enfermedad cardiovascular de la mujer de ANCAM (Asociación Nacional de Cardiólogos de México), manifestó del riesgo de sufrir obesidad, fumar y usar anticonceptivos hormonales. Las hormonas y la conjunción de todos esos factores podrían favorecer la formación de coágulos en las arterias, advirtió.

Otra investigación más antigua publicada en American Journal of Obstetrics and Ginecology concluyó que un 10% de las mujeres tenía dolores de cabeza después del primer mes de empezar a consumir la pastilla anticonceptiva, si bien los síntomas desaparecían con el tiempo.

Las píldoras de nueva generación, en especial las minipíldoras sin estrógenos, la principal causa de los efectos secundarios, eliminan muchos de estos síntomas, de hecho, están especialmente recomendadas para mujeres mayores de 35 y con sobrepeso, ya que no son retenedoras de líquidos.

En cuanto a la disminución del deseo sexual que se produce en algunas mujeres, esto se debe a la bajada de la testosterona a largo plazo, por lo que también se recomienda asesoramiento profesional para el cambio de métodos anticonceptivos.

Efectos positivos

Pero no todo son efectos negativos. La anticoncepción hormonal está especialmente indicada para la regulación del ciclo menstrual. Ayuda a prevenir la endometriosis y algunos tipos de cáncer, como el de ovario. Se prescribe en casos de SOP (síndrome de ovario poliquístico). Los quistes en los ovarios muchas veces producen folículos inmaduros, impidiendo la ovulación. Al recibirse una dosis de hormonas regular, también mejoran los síntomas como el acné y el hirsutismo. Además,  la progesterona y el espesamiento del moco cervical actúan como protectores frente a algunas infecciones.

Compartir este post

Comentarios (0)

Dejar un comentario