Familias monomarentales en España, mayor riesgo de exclusión y pobreza

En España, ocho de cada diez hogares monoparentales, en realidad son “monomarentales”. Es decir, la madre es la única progenitora, no cuenta con otro/a padre/madre. En 2014 la cifra de este tipo de hogares alcanzó los 47.000. En total, 1.450.400 mujeres. En 1980 el porcentaje era sólo del 0,5 %. Actualmente suponen el 7,9 %.

Socialmente, esto significa que nadie más comparte el trabajo de cuidados ni las responsabilidades domésticas, con el sobreesfuerzo que ello suma. Las secuelas para la salud de las personas cuidadoras están siendo objeto de diversos estudios.

Económicamente, existe la posibilidad de que sólo haya un ingreso en el hogar. Al ser una mujer la “cabeza de familia”, las estadísticas nos dicen que un 78% de ellas trabajan a tiempo parcial. Las mujeres cobran, de media, un 20% menos. Otro dato que nos recuerda que la igualdad sigue lejos de lograrse. Un millón ochocientas mil familias, por el contrario, no perciben ningún ingreso.

Por supuesto, el riesgo que tienen las familias monoparentales/ monomarentales de vivir bajo el umbral de la pobreza o en riesgo de exclusión es el doble que en las familias biparentales (con dos progenitores/as). Las primeras, expresan su dificultas para llegar a final de mes en un 27,8%, las segundas en un 18,8%. Del mismo modo, en los hogares monoparentales (sean de una sola madre o padre), un 55,2% manifiesta no poder irse de vacaciones ni una semana al año y un 53, 4% no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos. Una de cada cuatro familias de este tipo está afectada por la pobreza severa (mientras que en familias biparentales afecta a una de cada diez). Recordemos que el 82% de las familias monoparentales están encabezadas por mujeres.

Sobre el perfil de hijos e hijas, se estima que cerca de dos millones y medio de personas viven con sus madres, si bien no se conoce cuántos son menores de edad. Sería importante que las estadísticas mejoraran en este sentido, ya que ayudarían a conocer mejor tanto la situación de las madres como la de quienes viven con ellas. La pobreza infantil afecta más a las familias monoparentales (un 47, 6% de los casos, mientras que con dos progenitores/as, suponen un 27, 7%). La mitad de las niñas y los niños que viven en estos hogares sufren el riesgo de pobreza y de exclusión.

Compartir este post

Comentarios (0)

Dejar un comentario