La Estrategia de Prevención del Embarazo Adolescente en México

El gobierno federal publicó a principios de este año 2015 la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente (ENPEA). Su objetivo general es reducir el embarazo adolescente en el marco de los derechos sexuales y reproductivos. Establece cinco metas específicas de las que se derivan 19 líneas de acción:
 
1.    Contribuir al desarrollo humano y ampliar las oportunidades laborales y educativas de las y los adolescentes en México.
2.    Propiciar un entorno habilitante que favorezca las decisiones libres, responsables e informadas de las y los adolescentes sobre el ejercicio de su sexualidad y la prevención del embarazo.
3.    Asegurar el acceso efectivo a una gama completa de métodos anticonceptivos, incluyendo los reversibles de acción prolongada (ARAP), para garantizar una elección libre e informada y la corresponsabilidad del varón en el ejercicio de la sexualidad.
4.    Incrementar la demanda y calidad de la atención de los servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes.
5.    Garantizar el derecho de las niñas, los niños y la población adolescente a recibir educación sexual en todos los niveles educativos de gestión pública y privada.
 
El objetivo para 2030 en niñas de 10 a 14 años sería reducir a 0 su número de embarazos. En adolescentes de 15 a 19 años, se marca en un 50 %. Por primera vez se aborda en una estrategia nacional el grupo de población menor de 15 años. Según datos de 2012, sólo en el Distrito Federal, un 17, 5 % de los nacimientos correspondieron a ese grupo de edad. La edad media de inicio de las relaciones sexuales es anterior a los 15 años. Entre las adolescentes de 15 a 19 años que han tenido prácticas sexuales con penetración, el 51,9% ha estado alguna vez embarazada.

La ENPEA será ejecutada por varios niveles de la administración. Será coordinada por la Segob (Secretaría de Gobernación) y estará a cargo de del GIPEA (Grupo Interinstitucional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes). Además también intervendrán la Secretaría de Educación Pública, el Instituto Nacional de las Mujeres, el Consejo Nacional de Población y el Instituto Mexicano de la Juventud.
 
Sus ejes contemplan la intersectorialidad, la corresponsabilidad, la perspectiva de género, la ciudadanía, la investigación y la evaluación. Uno de sus objetivos específicos es “propiciar un entorno habilitante que favorezca las decisiones libres, responsables e informadas de las y los adolescentes sobre el ejercicio de su sexualidad y la prevención del embarazo”. Del mismo se desglosan acciones para combatir la violencia de género, el abuso sexual y  los matrimonios forzados.  
 
Rafaella Schiavon Ermani, directora de Ipas-México, declaró a Cimac Noticias que la sociedad civil debe implicarse para que la estrategia se lleve a cabo:
“Tenemos el cómo y el qué, ahora debemos exigir y monitorear que todas las dependencias involucradas asuman la parte que les corresponde en la erradicación de una de las más graves violaciones de derechos humanos que viven las niñas y jóvenes”.
 
Recalcó que era necesario dotar de recursos suficientes al ENPEA para que, entre otros derechos sexuales y reproductivos, no afectara al abastecimiento de métodos anticonceptivos: “No estamos hablando de condones o de un ciclo de pastillas anticonceptivas, necesitamos métodos que brinden una alta protección y una larga efectividad, como el Dispositivo Intrauterino (DIU), el implante subdérmico y los inyectables de mediano plazo”. 

Schiavon hizo especial hincapié en el derecho al aborto legal, y no sólo en el causal de violación: “Cuando hablamos de erradicar el embarazo, especialmente en menores de 14 años, indudablemente debemos de pensar en la interrupción legal, pues muchos de los casos se derivan de violencia sexual y en muchos también la salud y la vida de las jóvenes está en peligro”.

Desde la Coalición por la Salud de las Mujeres (red de organizaciones civiles por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres) se ha hecho público un llamamiento para seguir atentamente la estrategia, que contemple la diversidad sexual y cultural y se haga efectiva la participación social, especialmente la juvenil. Celebran la publicación de la ENPEA, pero advierten que no hay transparencia sobre el organismo que llevará la financiación. Asimismo, insisten en la importancia de facilitar de forma gratuita preservativos masculinos y femeninos y pruebas de VIH.

Compartir este post

Comentarios (0)

Dejar un comentario