La crisis del Coronavirus y la dificultad de acceso al aborto

En la actual situación de pandemia por Covid-19 determinados servicios de salud sexual y reproductiva, como es el aborto seguro, es contemplado como servicio urgente y no aplazable que debe seguir siendo prestado con todas las garantías.

Sin embargo, grupos ultracatólicos y anti-derechos están aprovechando esta situación para crear confusión e incertidumbre en torno al aborto, intentando que se tomen medidas para recortar su acceso a los servicios de atención.

En este sentido se ha pronunciado el Obispo de Cuernavaca, declarando que “La pandemia de Covid-19  es un grito de dios a la humanidad ante el desorden social, el aborto, la violencia, la corrupción, la eutanasia y la homosexualidad”. Unas afirmaciones que tienen como objetivo criminalizar y estigmatizar el acceso al aborto, además de crear confusión respecto a este servicio en tiempos de pandemia.

Por otro lado grupos anti-derecho, reclaman el cierre de los centros y clínicas donde se presta el servicio de aborto, sobre todo en Ciudad de México donde está despenalizado desde hace más de diez años. Así lo ha manifestado la organización Pasos por la Vida de México, organización ultracatólica que considera que, debido al cese de las actividades no esenciales decretado por el Gobierno de México. Exigen que el aborto entre dentro de estas “actividades no esenciales” y por lo tanto sean cerrados los centros públicos y privados que prestan este servicio.

Frente a esta situación de crisis y de intento de retroceder en los derechos sexuales y reproductivos en México, organizaciones de derechos humanos exigen al Gobierno medidas efectivas para garantizarlos, facilitando en tiempos de pandemia, el acceso a dichos servicios que incluirían de manera prioritaria:

- Servicios de aborto seguro.  Frente a la saturación de los servicios sanitarios debido a la pandemia, el gobierno debe seguir garantizando el servicio de aborto. Por un lado tiene que vigilar que la NOM-046 se cumpla en todo el país, de forma que toda mujer o niña que haya sufrido una violación pueda acceder a un aborto, si así lo decide, de forma urgente y con todas las garantías legales y sanitarias.

Además el aborto es un procedimiento sanitario urgente y no aplazable por lo que debe ser garantizado en los supuestos legales. En el caso de Ciudad de México y Oaxaca donde el aborto está despenalizado, se debería promover la utilización del aborto por medicamento o aborto farmacológico, el cuál se puede realizar en casa bajo indicaciones médicas.

- Servicios de Anticoncepción, facilitando y fomentando el acceso a métodos anticonceptivos modernos de larga duración para evitar desplazamientos de las mujeres.

Compartir este post

Comentarios (0)

Dejar un comentario